Veracruz decidió presentarse ante Tigres pero los jugadores se dejaron meter dos goles en cuatro minutos

Fue un comienzo atípico y lamentable en el estadio Luis “Pirata” Fuente. Los jugadores de Veracruz, que no se iban a presentar en reclamo por la falta de pagos, salieron finalmente a la cancha pero tomaron una medida: durante los primeros cuatro minutos, luego de sonar el silbato del árbitro, ninguno se movió. Así, Tigres…

Veracruz decidió presentarse ante Tigres pero los jugadores se dejaron meter dos goles en cuatro minutos

Fue un comienzo atípico y lamentable en el estadio Luis “Pirata” Fuente. Los jugadores de Veracruz, que no se iban a presentar en reclamo por la falta de pagos, salieron finalmente a la cancha pero tomaron una medida: durante los primeros cuatro minutos, luego de sonar el silbato del árbitro, ninguno se movió. Así, Tigres aprovechó y convirtió dos goles. El partido finalmente terminó con otra derrota (3-1) para los Tiburones Rojos que no salen de la profunda crisis.

A mitad de semana, los dirigidos por Enrique López Zarza prometieron no jugar, pero fueron obligados por la Federación Nacional para no perder la categoría. Salieron a la cancha pero no ofrecieron resistencia en los minutos iniciales y recibieron los goles de Luis Rodríguez, a los dos minutos, y del francés André Pierre Gignac, 90 segundos después.

Sebastián Rodríguez, inmóvil, observa al argentino Guido Rodríguez durante el comienzo del partido. (AFP)

Los jugadores de Veracruz habían acordado con el rival que no iban a tocar la pelota durante varios minutos y mostraron enojo por los dos goles recibidos que interpretaron como deslealtad del contrario, lo provocó que los futbolistas locales metieran la pierna en jugadas cerradas.

Leobardo López deja pasar a Eduardo Vargas. (AFP)

En medio del dolor y el escándalo, los Tiburones pasaron de la mitad de cancha apenas en el minuto cinco. Sin embargo, sobre los 8′ sufrieron otro cachetazo tras un disparo cruzado del chileno Eduardo Vargas que venció al arquero Sebastián Jurado.

Antes de la primera media hora de juego, Jesús Dueñas le dio un pisotón al argentino Daniel Villalba y vio la roja en el elenco visitante.

El arquero Sebastián Jurado no se movió en los primeros dos disparos de Tigres al arco. (AFP)

Los jugadores suplente de Veracruz insultaron a Gignac y Vargas cuando pasaron por la banda, lo cual hizo más lamentable el gris espectáculo.

En la segunda mitad, los dos equipos tuvieron oportunidades y fue Veracruz quien descontó sobre el final con un gol del inglés Colin Kazim Richards.

Al final, algunos futbolistas de Veracruz se negaron a estrecharse las manos con sus rivales, en un final lamentable para uno de los partidos más polémicos de la historia del fútbol mexicano.

Con el resultado, los Tigres UANL saltaron al tercer lugar con seis victorias, cinco empates, dos derrotas y 23 puntos, mientras Veracruz, que llegó a 40 partidos sin ganar, sigue en el último lugar con cuatro empates y nueve derrotas.

Fuente: Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *