Quién quiere ser millonario: Roberto Moldavsky se puso serio y habló de las víctimas del atentado a la AMIA

Roberto Moldavsky. 19 de octubre de 2019  • 00:58 Parece raro decir que uno de los exponentes más nuevos del humor nacional esté en el umbral de los 60 años, que se haya hecho famoso después de los 50, y que haya mantenido un negocio de venta de ropa en el barrio de Once, por…

Quién quiere ser millonario: Roberto Moldavsky se puso serio y habló de las víctimas del atentado a la AMIA

Roberto Moldavsky.
19 de octubre de 2019  • 00:58

Parece raro decir que uno de los exponentes más nuevos del humor nacional esté en el umbral de los 60 años, que se haya hecho famoso después de los 50, y que haya mantenido un negocio de venta de ropa en el barrio de Once, por las dudas. Y sin embargo, esa es la vida de
Roberto Moldavsky, “el gracioso del grupo”, como explicó en

Quién quiere ser millonario
.

“Los últimos veinte años los veía a todos ustedes por televisión -le dijo a Santiago del Moro-. Mi vida estaba alejadísima del mundo del espectáculo. Siempre digo que yo era el gracioso del grupo, de la escuela, del equipo de fútbol, pero ni siquiera me planteaba llegar a esto. A veces estás en el momento indicado, en el lugar indicado y vino la persona indicada a ver eso. Se hizo un curso de stand up, una muestra, y un DVD. Entonces Jorge Schussheim me llevó a trabajar con él para hacer un show en un restaurante de comida judía. Un día fue a comer Fernando Bravo, me vio y me llevó a la radio. Después Gerardo Rozín me llevó a la tele, y le dijo a Gustavo Yankelevich que me fuera a ver al teatro”.

Así, un día Roberto se dio cuenta de que su cabeza estaba más ocupada en hacer reír que en vender ropa: “Como seguía trabajando en el negocio, pensaba que esto era un cable a tierra. Me venía bien para olvidarme de los cheques rechazados, de las camperas de manga corta, después se fue armando y llegó un momento en que dije: ‘Esto va en serio'”.

El artista, que además de ser un as para los porcentajes, estudió Sociología y Educación, decidió dividir los 180 mil pesos de premio entre dos instituciones: el Hospital Garrahan y Memoria Activa. “Hace cuatro años me invitaron a ir a hacer un show en el aula magna del Garrahan para los que trabajan ahí y lo pude conocer, pude estar con los chicos, pude ver todo lo que hacen. Uno siempre escucha del Hospital Garrahan, pero estar ahí es increíble”.

Con respecto a la Asociación Civil Memoria Activa, Moldavsky se puso serio y explicó el porqué de su compromiso con ellos: “Son un grupo de familiares que trabaja por el esclarecimiento del atentado a la AMIA. Lamentablemente en Argentina nos pasa que los familiares de las tragedias se tienen que ocupar de empujar las investigaciones. Pasa con Cromagnón, la tragedia de Once, LAPA. Cualquiera que recuerdes, siempre atrás hay un grupo de familiares empujando porque la Justicia no quiere o tiene sus tiempos. Por eso elegí esos dos lugares para donar el dinero, porque representan a la salud y a la Justicia”.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *