La vis cómica: intensa reflexión sobre el poder y los artistas

Autor y director: Mauricio Kartun / Elenco: Cutuli, Mario Alarcón, Luis Campos, Stella Galazzi / Sala: Teatro San Martín, Corrientes 1530 / Funciones: jueves a domingos, a las 20.30 / Duración: 100 minutos / Nuestra opinión: excelente Si en sus trabajos anteriores, El niño argentino y Terrenal, Mauricio Kartun reparó con picardía en algunos acontecimientos…

La vis cómica: intensa reflexión sobre el poder y los artistas

Autor y director: Mauricio Kartun /
Elenco: Cutuli, Mario Alarcón, Luis Campos, Stella Galazzi /
Sala: Teatro San Martín, Corrientes 1530 /
Funciones: jueves a domingos, a las 20.30 /
Duración: 100 minutos /
Nuestra opinión: excelente

Si en sus trabajos anteriores,
El niño argentino y
Terrenal, Mauricio Kartun reparó con picardía en algunos acontecimientos de la historia, en su nueva producción vuelve a detenerse en sucesos del pasado y lo hace con una astucia, una destreza y una profundidad notables.

En
La vis cómica imagina a una compañía española de actores de la legua establecida en Buenos Aires en tiempos del Virreinato del Río de la Plata. Los comanda Angulo, el malo. Tres pobres creadores de cualidades personales muy diferentes, pero a quienes los une la necesidad de presentar su arte en la incipiente ciudad y luego viajar a Paraguay. La historia la cuenta Berganza, el perro del dramaturgo Isidoro, quien, a través de sus incisivos relatos, irá develando las andanzas de estos artistas desangelados que terminarán, a instancias de su director, corrompiendo su arte para lograr un oscuro lugar dentro de una nefasta corte virreinal.


Fuente: LA NACION

Kartun propone una intensa reflexión sobre la relación de los creadores con el poder, pero es muy sagaz a la hora de mostrar qué intereses guían a esos artistas que parecerían despreciar su arte con tal de contar con algunos favores del Estado. El juego que propone el dramaturgo rinde homenaje a la creación de Cervantes en sus comedias ejemplares y al Siglo de Oro español y hasta, avanzando en el tiempo, a cuestiones ligadas con el género esperpéntico.

El texto de
La vis cómica avanza entre situaciones que pintan un inestable clima de época, monólogos a través de los cuales los personajes Isidoro y Toña buscan defender y poner en valor su actividad. Berganza intenta ordenar la acción que parece continuamente desbordarse por los delirios del ladino Angulo, que, acorralado por el hambre y las disputas con sus compañeros, opta por tomar un camino insospechado.

Con la rigurosa dirección de Mauricio Kartun los intérpretes dan forma a esos personajes de una manera cautivante, por momentos. Cutuli encuentra el ritmo preciso a la hora de narrar y poner en su verdadero contexto la historia de esos individuos. Luis Campos (Isidoro) y Stella Galazzi (Toña) conmueven a través de sus impecables monólogos y en un plano de mayor hondura Mario Alarcón deslumbra a través de una interpretación que lo expone como un actor que hace gala de todos sus recursos expresivos en una recreación muy meritoria.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *